EL PÉNDULO DEL TIEMPO

París, marzo de 1851. 

La cúpula del panteón de la ciudad se alzaba unos 67 metros en su parte más alta, y aquella fría mañana, el presidente de la república Louis-Napoleón Bonaparte, personalidades del mundo financiero, ingenieros, industriales y una multitud de curiosos se agolpaban expectantes ante la imponencia de aquella bola esférica de 28Kgs colgando de una tensa cuerda, a la espera del acontecimiento que les había congregado allí a todos.

Presidiendo el acto se encontraba un joven de 32 años llamado Jean Bernard León Faucault,  conocido en las esferas científicas por realizar trabajos y descubrimientos de física sin tener una base académica especializada, algo que le había reportado diversas críticas por parte de la comunidad científica más ortodoxa.

En 1844, junto a su colega Hippolite Fizeau realizó la primera fotografía al sol, y con ella desmontó la hasta entonces teoría planteada por el astrónomo holandés Christiaan Huygens de que el astro rey era una esfera líquida, y fue el primero en medir correctamente la velocidad de la luz en el agua y dar el respaldo definitivo a la teoría ondulatoria de la luz.

El experimento que ese día presentaba abiertamente ante el público, se había mostrado el mes anterior en la sala Cassini del Observatorio de París ante un grupo formado por los principales científicos de París, y debido al éxito obtenido, la hazaña llegó oídos del presidente de la república quien ordenó repetirlo en público y ante su presencia, por lo que se hizo desde entonces y en los meses venideros en diversos lugares de la ciudad.

Se trataba de la primera demostración científica de la rotación de la tierra. El experimento consistía en hacer oscilar un pesado péndulo colgado de una larga cuerda, y comprobar como la base sobre la que oscila rota lentamente. Demostró, igualmente, cómo este artefacto calcula las diferencias de tiempo de rotación según la latitud. En los polos, el péndulo tarda 24 horas en completar un ciclo mientras que en el Ecuador, el plano de oscilación del péndulo no se mueve. Por su parte, en ubicaciones intermedias el período se calcula mediante la fórmula:

T=  24 / sen q

donde T es el tiempo necesario para completar un círculo y q es la latitud del lugar.

El contoneo pendular no se ve afectado ni alterado por la rotación ya que éste solo se ve influenciado por la gravedad ejercida hacia el centro de la tierra. Un observador situado en la parte alta de la cuerda, mirando desde arriba la vertical del péndulo percibirá que el suelo, o la base sobre la que está situado se va desplazando (en el hemisferio norte en sentido horario y en el hemisferio sur en sentido inverso), y comprobará como el vaivén permanece siempre en un tránsito inalterable.

Si el observador se sitúa en el suelo, mirando el péndulo desde fuera percibirá justo lo contrario al permanecer girando con la propia tierra. Un ejemplo para entender esto podemos encontrarlo cuando nos encontramos sentados en un tren parado en la estación, mirando por la ventanilla junto a otro tren parado en la vía contigua, y sin nada alrededor con lo que pudiésemos tomar referencias espaciales, y de repente ese otro tren comienza a moverse despacio, nos da la impresión de que somos nosotros los que nos movemos antes de advertir que no es así. Si nos situáramos en el anden podríamos ver con perspectiva distinta cuál de los dos trenes se mueve en realidad. El tren que se mueve sería la tierra, nuestro tren, en el que permanecemos sentados parados sería el péndulo, y el andén sería un lugar fuera de la tierra donde estaríamos observando el péndulo y el planeta.


Por lo tanto no hay duda; el péndulo de Foucault demuestra de forma inequívoca e incontestable la rotación de la tierra. 

Sin embargo, en nuestros días hay quien pone en tela de juicio esta afirmación y éste experimento. Suelen ser personas procedentes del mundo de las pseudociencias, teóricos de la conspiración y terraplanistas. Aseguran que, ni la tierra es esférica ni rota sobre su eje, y que todo es una farsa creada por la NASA y los gobiernos, todos puestos de acuerdo en mantener a la población sumida en la ignorancia. Algunos ejemplos de este tipo de negaciones magufas podemos encontrarlos con supuestas demostraciones y explicaciones en los siguientes vídeos de “entretenimiento asegurado”:


Por el contrario, aquí podemos ver un entretenidísimo ejemplo de cómo construir uno y en qué consiste su funcionamiento:

Y el que es para mi, uno de los mejores vídeos/ejemplos de funcionamiento del péndulo, lo podemos ver aquí:


Aquí puede verse el informe presentado por León Foucault sobre sus observaciones y experimentos con ellos péndulo:

https://fr.wikisource.org/wiki/Démonstration_physique_du_mouvement_de_rotation_de_la_Terre_au_moyen_du_pendule


Para finalizar, decir que en la actualidad existen cientos de péndulos en el mundo, expuestos en museos, universidades, edificios históricos etc… pero curiosamente España es el país que más péndulos mantiene expuestos de Europa, y el segundo del mundo por detrás de EE.UU. Puede verse un listado con todos los que existen segmentados por países aquí:

https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Péndulos_de_Foucault

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s